Conéctate a nuestro servicio en vivo

Enfermedad


, , , , 19 de febrero de 2021

¿Alguna vez has pensado que lo que Dios hace no tiene sentido? Por lo general este razonamiento llega cuando pasan cosas adversas. Difícilmente al recibir una bendición pensamos: “¿Por qué Dios me beneficia así? ¿Qué hice para merecer esto? ¿Cómo llegó este milagro?” Las cosas buenas las recibimos y disfrutamos sin pensar cómo las recibimos. La salvación es uno de esos miles de beneficios que recibimos porque Dios es bueno. Nada de lo que alcancemos o hagamos nos hace merecedores de esa gran bendición y, sin embargo, Dios nos la otorga gratuitamente.

La prudencia es fundamental para combatir el virus del temor que nos ataca en diversas situaciones, especialmente como en la que estamos atravesando en medio de esta pandemia llamada coronavirus y que ha cobrado la vida de muchas personas alrededor del mundo, provocando además cierres de fronteras en distintos países y restringiéndonos de salir de nuestros hogares para acudir a nuestras labores cotidianas; a nuestros trabajos, centros de estudio, actividades sociales e iglesia, entre muchas otras.