Tragedia


Amaneció el 3 de junio y las horas fueron avanzando como siempre. Parecía un domingo como muchos; en mi caso, consagrado a Dios, al ministerio y mi familia, pero todo cambió durante esa tarde y noche devastadoras para Guatemala.