Fuerza


, , , , 14 de agosto de 2020

Esta semana pensaba cuánto tiempo nos disciplinamos para orar y pedirle a Dios que nos guie a llegar a nuestras metas. Dios puede ser el mejor entrenador que podamos tener, el único que puede pulir los talentos que nos ha dado.