Facebook


Cuando tus publicaciones transmiten mensajes llenos de fe y esperanza hacemos que valga la pena estar presentes en esas plataformas, pero si por el contrario, a través de ellas juzgamos, criticamos o maldecimos, entonces no vale la pena perder tu privacidad y solo te haces un “cliente” para ellos y/o para las marcas que van a ofrecerte sus productos o servicios.

En el tema de la semana pasada puse sobre la mesa la necesidad de ser responsables para compartir información en redes sociales, puntualmente en WhatsApp. Para mi sorpresa, me han llegado muchos mensajes de personas que han sido perjudicadas por esta realidad.