Dedicación


La vida del ser humano está llena de luchas y peleas para alcanzar el propósito que Dios preparó. Algunos desde la infancia empiezan a formar su carácter para vencer las adversidades, a otros les corresponde en la adolescencia o a la madurez mostrar de lo que están hechos. Tarde o temprano nos llega el momento de pelear la buena batalla.