Confinamiento


Muchos me preguntan cómo hago para mantenerme de buen humor en esta temporada donde la iglesia está vacía y la cuarentena parece haberse prolongado más de lo que hubiéramos imaginado.