Templo


Esta semana Casa de Dios ha cumplido veinticinco años de fundación. Parece que fue ayer que el Señor me llamó para servirle a tiempo completo. Dios nos dijo que “Su presencia siempre iría con nosotros” y efectivamente hemos sido testigos de cómo ha estado presente: desde la sala de aquella casa donde empezamos hasta ahora.