Amigo


, , , , 10 de julio de 2020

Escuché esa frase varias veces en la llamada de un amigo que necesitaba que lo escuchara, así que guardé silencio y dejé que hablara. La cuestión es que explotó y yo le di gracias a Dios que fuera conmigo y no con alguien más.