¿WhatsApp o Telegram?


No sé qué tan enterado estás de que estos días las políticas de uso de la famosa plataforma “gratuita” de Whatsapp cambiaron y ahora al parecer nos piden que otorguemos más información para poder usarla. Eso provocó que muchas personas decidieran descargar Telegram, otra plataforma de mensajería que también es gratuita y no pertenece al conglomerado de redes sociales como Facebook, Instagram y Whatsapp que pertenecen a una sola persona, Mark Zuckerberg.

Como saben no soy un experto en esta materia, pero recibí muchos mensajes que explicaba esta situación y quizás a ti te sucedió lo mismo, pues bien, aquí va mi punto de vista para que lo consideres.

En primer lugar, todos aquellos servicios que inicialmente se presentan como gratuitos, no lo son. Tarde o temprano nos terminan vendiendo una versión más completa y/o nos hacen parte del negocio, por ejemplo, cuando otorgan derechos a un tercero de mandarnos información por nuestro consumo. Piénsalo un poco, ¿de dónde se van a financiar los costos de implementación o creación de esos recursos?

En segundo lugar, cuando nosotros mismos otorgamos detalles de dónde estamos, con quién estamos o qué comemos a través de una publicación en las redes sociales abrimos la puerta de nuestra vida privada.

Como en otras ocasiones, quiero aprovechar este tema para insistir en el buen uso de las redes sociales. Cuando tus publicaciones transmiten mensajes llenos de fe y esperanza hacemos que valga la pena estar presentes en esas plataformas, pero si por el contrario, a través de ellas juzgamos, criticamos o maldecimos, entonces no vale la pena perder tu privacidad y solo te haces un “cliente” para ellos y/o para las marcas que van a ofrecerte sus productos o servicios.

Sí, estoy convencido de que las redes sociales y toda la tecnología en general son un recurso que se puede aprovechar para transmitir el mensaje de Salvación de Jesús. Usarlas con sabiduría nos permite hacer lo que estamos llamados a hacer, compartir de gracia, lo que de gracia hemos recibido. Así que te motivo a ser de las personas que sube a sus redes lo que recibe en su tiempo de oración, en un mensaje dominical o en su de devocional.

Aunque no lo creas, esas pequeñas acciones le pueden cambiar la vida a alguien, llevar paz a un matrimonio que está pasando por problemas o incluso puede que un joven decida volver a su hogar. No exagero, solo reconozco que la Palabra es viva y eficaz, tal como dice Hebreos 4:12 (DHH) “Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón”. Así que, lejos de la discordia, sé sabio para usar los recursos que tienes en tu celular.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes
Agenda y eventos

Agenda y eventos


Te comparto información sobre los próximos eventos en los que participaré.

Conoce más
Acércate

Acércate


¿Necesitas oración o consejo? Junto a mi equipo, quiero orar por ti.¡Escríbenos!

Conoce más
Bookstore

Tienda en línea


Encuentra materiales que podrían interesarte para fortalecer tu fe y edificar tu vida.

Conoce más