¡El Evangelio en tiempos de redes sociales!


Recientemente fui invitado a predicar en la bella Ciudad de México, mis amigos que dirigen el ministerio Río Poderoso diseñaron la edición del congreso Makers con una modalidad que nos permitió llevar el mensaje a muchas personas que estaban en un cine viendo la transmisión en directo.

En la sede había mil personas recibiendo las conferencias de manera presencial, pero en las salas hubo miles de personas conectadas en más de 120 cines distribuidos en la ciudad y en los Estados de México, Hidalgo, Quintana Roo, Campeche, Chiapas, Tamaulipas, Tabasco, Michoacán, Baja California, Nuevo León, Guerrero, Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí, Veracruz, Tlaxcala, Querétaro y Zacatecas.

Disfruté ver cómo Dios tocaba a las personas a través de estas transmisiones. Ustedes saben que soy un fiel defensor de las nuevas formas de transmitir el mensaje de salvación. A propósito, les cuento que ¡ganamos el premio Mejor uso de canales digitales de #LatamDigital en la categoría de Emprendimiento digital! Gracias a sus votos y a la gracia de Dios somos la primera iglesia que obtiene este galardón donde participan muchas empresas de América Latina. Más allá del premio, nos alegra recibir el reconocimiento de empresas no cristianas a la labor que hacemos para extender el Reino de Dios.

Qué bueno vivir en esta época en la que el Evangelio puede compartirse de diferentes formas. Seguimos haciendo lo que Jesús nos mandó: predicar Su Palabra a toda criatura. Él lo hizo en las plazas, desde una barca, en las calles y en los montes. El equivalente actual es en los estadios, en los cines, la televisión abierta, los live streaming (transmisión en vivo), las redes sociales, etcétera.

También en aquella época había críticos, personas (entre ellas religiosas) que se ofendieron porque Jesús hacía milagros en el día de reposo. Imagina la situación: hay asueto en tu ciudad y tu hijo está muy enfermo. ¿Qué haces? ¿Esperas a que empeore mientras finaliza el asueto o lo llevas al hospital el mismo día? Ese fue el impulso que tuvo Jesús: actuó de manera inmediata por compasión a las personas a pesar de las críticas que eso suscitaría.

En la historia de la iglesia cristiana siempre ha habido detractores que descalifican el buen trabajo que hacen otros. En redes sociales se les reconoce como haters. El término se traduce como “odiador” y sirve para referirse a quienes usan la burla y la ironía para expresarse, especialmente en Facebook y en Twitter.

En una red social cualquiera puede ser víctima de burlas, pero parece que atacan con más saña a quienes se atreven a expresar sus creencias religiosas, ya sea pastores, líderes o miembros de determinada iglesia. ¿Te ha pasado? ¿Lo has vivido?

¿Te gustó? Compártelo en tus redes
Agenda y eventos

Agenda y eventos


Te comparto información sobre los próximos eventos en los que participaré.

Conoce más
Acércate

Acércate


¿Necesitas oración o consejo? Junto a mi equipo, quiero orar por ti.¡Escríbenos!

Conoce más
Bookstore

Tienda en línea


Encuentra materiales que podrían interesarte para fortalecer tu fe y edificar tu vida.

Conoce más