Ministerios Cash Luna
http://www.cashluna.org
Sólo los prudentes entran

Lucas 13:24  Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán.

 

El tamaño de la puerta es inversamente proporcional a la oportunidad que otorga, mientras más grande es la puerta para más gente es la oportunidad, entre más angosta es la puerta la oportunidad para que más personas entres es menor.   Conforme avanzamos en la vida las puertas se van volviendo  más angostas y requieren de más preparación. Las puertas se vuelven pequeñas conforme el tiempo pasa (si has avanzado), si no has avanzado estás buscando siempre la puerta grande por donde todo el mundo entra.  

 

Mientras más pequeña es la puerta por la quieres pasar más competencia tendrás para entrar por ella,  la Palabra de Dios dice “esforzaos a entrar”, para entrar por la puerta pequeña te debes esforzar.

 

Esfuerzo significa:

 

-      Empleo enérgico de la fuerza física contra algún impulso o resistencia.  Si usted mueve el brazo no hay esfuerzo pero si añade peso extra a su brazo y vuelve a moverlo siente en su cuerpo lo que es el esfuerzo.  Cuando se hace pesas en el gimnasio usted hace una fuerza enérgica en contra de una fuerza contraria que le hace resistencia, eso es esfuerzo.

 

 

 

-     Empleo de elementos costosos en la consecución de algún fin.   Es decir, cuando usted quiere conseguir un fin sin pagar el precio de conseguirlo usted  no está haciendo ningún esfuerzo, pero cuando usted está dispuesto a pagar algo en su vida con tal de conseguirlo y ese pago es costoso, usted está haciendo un esfuerzo.   Por ejemplo, si está estudiando y las clases están difíciles usted tiene una resistencia, ante la resistencia usted dice: “Voy estudiar más, voy a estudiar de noche, fines de semana, no voy a ver televisión”, eso es hacer un esfuerzo.  Muchos cometen el error que cuando se van a esforzar por un trabajo o tienen más trabajo porque Dios respondió a su oración y pacto dejan de asistir al templo a adorar a Dios porque tienen mucho trabajo, en cuanto Dios los bendice empiezan a darle indirectamente la espalda a Aquel que los bendijo, por eso muchos viven en un círculo y no salen de él, salen de una crisis y entran a otra porque cada vez que logran algo dejan a un lado lo importante en bien de lo urgente.

 

-      Empleo enérgico del vigor o del buen ánimo para conseguir algo venciendo dificultades. Esfuerzo es usar mi buen ánimo y todo mi vigor en contra de dificultades cuando quiero lograr algo.

 

En otras palabras, Jesús dijo: “Si quieren entrar por las puertas pequeñas, las puerta de las grandes oportunidades, las puertas que tienen lo mejor pero no muchos entran por ellas, esfuércense”.   Hay personas que  reciben a Jesús en su corazón y tienen la bendición de la vida eterna, nacen de nuevo y después creen que todo es regalado, cada vez que quieren resolver algo como consecuencia de no hacer las cosas de la forma correcta vienen conmigo para que ore por ellos, confundimos el cristianismo, confundimos la Palabra de Dios, tenemos una imagen confusa de Dios, Dios dice: “Esfuérzate si quieres entrar por una puerta pequeña, porque por esa puerta no te meto, entras por tu esfuerzo”.  Dios abre  puertas pero el que debe entrar con esfuerzo es usted.   El Señor no dice que no tendrás dificultades, lo que dice es que cada vez que quieras una mejor oportunidad y una mayor bendición prepara tu vigor y tu buen ánimo tus recursos y todo lo que tienes porque te vas a tener que esforzar.  

 

 

 

Hay que agradecer a Dios por las fuerzas contrarias o dificultades que vienen a nuestra vida, porque sin fuerza contraria no sabríamos lo que es esfuerzo.  Nuestras oraciones están equivocadas, le pedimos a Dios que nos quite las dificultades y Dios nos pide que nos esforcemos porque la puerta por la que vamos a entrar tiene más bendición que cualquier otra puerta por la que hemos pasado antes pero se requiere que seamos hombres y mujeres esforzados. La riqueza que se hace sin esfuerzo es la que más rápido se pierde.  

 

1 Tesalonicenses 5:23 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

 

Para entrar por la puerta angosta debemos prepararnos en espíritu, en alma y en cuerpo. El cristiano se prepara de una forma total no parcial, debemos prepararnos mentalmente, debemos preparar nuestros sentimientos, debemos preparar nuestro espíritu con la Palabra, pero también debemos preparar nuestro cuerpo, si el cuerpo no fuera importante Dios no lo santificaría diría que no es importante porque es desechable, Dios quiere que nos preparemos en las tres áreas y en las tres debemos esforzarnos. 

 

Mateo 25:1-13 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.      Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.      Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;  mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.  Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.     Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!     Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas.     Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan.     Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas.     Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.      Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos!    Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.     Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

 

Dios conoce a su iglesia por su prudencia y  desconoce al imprudente o  insensato.  Esta parábola habla de la venida de nuestro Señor y cuando habla de diez vírgenes no está aprobando la poligamia sino como todos nosotros somos la novia del Señor generaliza en 10 personas para decir que si te consideras la novia del Señor tienes que serlo hasta el último día, para que cuando él venga te encuentre preparado.

 

Hay dos tipos de personas, el insensato y el prudente y vamos a definir lo que es prudencia y lo que es insensatez.

 

Prudencia: Buen juicio, cautela, moderación, sensatez, templanza.

 

Insensatez: Falto de sensatez.

 

La Real Academia define al insensato como: Tonto, fatuo, falta de prudencia, falta de buen juicio.

 

La diferencia en esta parábola entre las imprudentes y las insensatas es que ambos el prudente y el tonto tomaron lámparas, pero una tomó aceite extra y el otro no, pero dice la Palabra que tomaron aceite en sus vasijas, eso me dice a mí que los prudentes no sólo tenían lámparas sino también vasijas y quizás el tonto dijo: “Para qué aceite extra si ni siquiera tengo en dónde guardarlo”.  La diferencia entre el prudente y el tonto está en el EXTRA.   Las prudentes dijeron: “Tomemos más aceite por cualquier cosa”.  Déjeme imaginar la conversación de ellas: “Para qué aceite extra si ya es tarde, ya es de noche”.  En aquel entonces cuando Jesús narra la parábola no había corriente eléctrica, no había actividad de noche, eran pueblos que dormían al caer el sol, apagaban sus lámparas y dormían, nadie necesitaba luz más de la media noche.  Nadie viajaba de noche en aquel entonces y es por eso que la conclusión de las insensatas es la conclusión más inteligente ¿Para qué esforzarnos de tener aceite extra si implica tener una vasija más y de todas maneras ya es de noche y nuestro esposo no viajará de noche?

 

¿Cuándo se diferencia el prudente del tonto? Se diferencia en lo que piensa de las circunstancias, de la situación.  Por ejemplo: Empiezas a ganar mejor y piensas que ahora tienes más para comprar más, lo primero que haces es gastar y venida la crisis, vas con el hermano de la célula de pedirle prestado un poco de aceite, quetzales o dólares, el hermano siendo prudente te dice que no porque tiene pocos ahorros que servirán para su familia

 

La diferencia entre un sensato e insensato es lo extra que hacen unos que los otros justifican muy bien por qué no hacerlo.

 

De las primeras Noches de Gloria que tuvimos hicimos unas en verano, en verano no llueve, pusimos la plataforma sin techo y para nuestra sorpresa sí llovió, hubo una tormenta muy fuerte, después unas personas amablemente nos llevaron a un restaurante italiano y pedimos camarones, alguien me enseñó que nunca es bueno comer mariscos en un lugar donde corres el riesgo de que el marisco no esté fresco, del equipo nos intoxicamos cinco personas, entre ellos yo, cuando llegaba el momento de ministrar en Noches de Gloria se me iba el malestar, pero al terminar de ministrar volvía a sentirme mal, de esta experiencia aprendimos dos lecciones, cuando viajamos no se come mariscos y la plataforma siempre tiene techo.  El prudente es aquel que considera la posibilidad de que algo ocurra que los demás no consideran.

 

Hay muchos ejemplos de sensatez vrs. insensatez que debemos tomar en cuenta.

 

Ahorro: Los prudentes ahorran, si no les alcanza bajan los gastos. Hay una época en la que uno debe aprender a bajar los gastos al mínimo necesario para vivir. Vendrán dificultades y debe estar preparado para ellas.

 

Gasolina: Gasolina en el tanque, aquellos que están siempre en reserva.  Recuerdo que un día iba yo en mi carro y el carro por falta de gasolina se paró, empecé a orar para que apareciera gasolina, ni siquiera me contestaron en el cielo, una voz interna me dijo “Insensato deja de orar y nunca vayas con el tanque así”.  Lo mismo me pasó en otra oportunidad con el Pastor Guillermo Maldonado, tuvimos que empujar el carro. La insensatez, la tontera, la falta de prudencia no la perdona Dios en nadie, el negligente empobrece, así viva de forma santa, los pensamientos del diligente siempre tienden a la abundancia.  Ahora si veo el tanque de la gasolina a la mitad lo lleno, nunca lo llevo menos de la mitad.

 

Viene una crisis, no por tres meses de gobierno, sino por todos los años anteriores, hay una crisis energética, el petróleo cada día vale más, la canasta básica vale más y no podemos esperar que alguien externo a nosotros nos arregle los problemas, vienen despidos, empresas van a cerrar, no sólo aquí, en Estados Unidos.   Nosotros tenemos que tomar nuestras decisiones económicas, familiares, ministeriales sobre la base de la sensatez, no es falta de fe creer que una crisis puede venir, la insensatez económica más grande es creer que nunca una crisis económica va a venir, esta tierra siempre ha tenido crisis económica, es cíclico, si no es en un tiempo es en otro, si no es en un país es en otro, todos estamos amarrados y a todos les afecta en diferente escala pero afecta.

 

¿Qué estás haciendo en tu sensatez y prudencia?  ¿Estas llenando tus vasijas de aceite extra o te estás gastando todo el aceite y cuando venga el esposo estés pidiendo a alguien que te dé?  Seamos sensatos o la puerta se va a cerrar.

 

La puerta está abierta, seamos sensatos antes de que se cierre.  La insensatez es tan grande que por algo la Real Academia le llama tontera, que cuando llega la media noche las otras salieron a comprar cuando todo estaba cerrado, cuando la tontera ya es parte de la vida de uno se comete una tras otra.   Si tienes trabajo cuídalo, trabaja bien, trabaja extra porque si una crisis llega a la empresa es a los tontos a los que van a despedir, que no haya un cristiano despedido por eso, tenemos la mente de Cristo.