Ministerios Cash Luna
http://www.cashluna.org
El que se enoja, pierde

Quiero hablar de algo que para el ser humano es sumamente común pero que a la vez al no saberlo manejar nos causa muchos problemas y pérdidas.  Cuando una persona es enojada nos hemos confundido en decir que la persona tiene carácter, pero cuando uno lee la palabra de Dios uno se da cuenta que el carácter no es ese.  Según psicólogos han planteado diferencias en cuanto al temperamento y al carácter, se dice que con el temperamento nacemos y el carácter se forma.

Hay cuatro temperamentos básicos, el colérico, sanguíneo, melancólico y flemático, Dios nos forma con una mezcla de dos o tres temperamentos.  Cuando tenía aproximadamente 20 años leí un libro por recomendación de Pastor Cash que habla de los temperamentos,  uno hace un examen y los resultados determinan qué temperamento se tiene.  Yo empecé a leer las fortalezas y ventajas que tienen las personas con mi tipo de temperamento después había una descripción de las desventajas y amenazas que corren las personas con mi temperamento si no se formaba el carácter de Dios.   Cuando uno no tiene el carácter de Dios uno está hecho para perder y no para ganar, nuestro temperamento no es suficiente para ganar, debemos formar el carácter de Cristo en nosotros.  Uno de los mayores problemas del ser humano en cuanto al temperamento se refiere es la ira y el enojo, hay personas que no sólo han perdido dientes sino matrimonios, relaciones, trabajos, salud  por ser enojados.

Proverbios 17:1 Mejor es un bocado seco, y en paz,  que casa de contiendas llena de provisiones.

A nadie le gusta llegar a casa, encontrar a alguien molesto pero con un buen plato de comida, es preferible que no haya comida pero encontrar a alguien feliz.  Cuando Dios nos hizo  nos hizo para ganar no para perder, nos dio  autoridad sobre todo lo que hay en la tierra, por lo tanto, Dios siempre nos tiene preparado algo mejor y muchas veces por algo que no sabemos dominar dentro de nosotros mismos como el temperamento y la ira reaccionamos de maneras que nos hacen perder.  Cuando me casé, gracias a Dios ya había aprendido la lección, y como no me gusta perder apliqué el dicho “el que se enoja pierde” y cuando entré a la Universidad a estudiar Derecho en una clase de Derecho Penal una de las mejores técnicas que aprendí para ganar un debate es enojar al contrario y podemos ver la razón en la Biblia.

Proverbios 14:17  El que fácilmente se enoja hará locuras;  y el hombre perverso será aborrecido.

El que se enoja no sólo pierde sino hace locuras.  Si dominamos nuestro carácter podemos ser de gran bendición.

Proverbios 14: 29   El que tarda en airarse es grande de entendimiento;  mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.

Hay personas que dicen que no son enojadas porque no lo expresan  pero llega un momento en que explota.   Hay personas que tienen temperamento sanguíneo, estas personas cuando se enojan hablan, gritan, se imponen, etc. y cuando se desahogan están como si nada hubiera pasado. 

Efesios 4:26   Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo.

El primer tip para salir de un enojo es que no pasen las primeras 12 horas, no debe esperar a que llegue el siguiente día sin  resolver lo que le causó el enojo, si no resuelve esa situación, usted le está dando a  Satanás la oportunidad de minar su mente.  Si yo me quedo con un enojo,  no lo someto a Cristo,  no lo resuelvo, dejo que el día termine el problema que era pequeño ahora lo veo más grande. 

No hay peor cosa que discutir con una persona iracunda o enojada porque nunca le dan la razón a alguien. 

Proverbios 15:1  La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.

Cuando alguien está enojado se le debe responder con una palabra blanda,  una palabra suave, sin tono agresivo, una palabra llena de amor, palabra que implica empatia a la relación que usted quiere llevar con esa persona, si usted contesta con una  palabra áspera, lo  único que va a lograr es más ira, enojo y pérdida, si asocia el enojo a la pérdida usted va a empezar a cambiar.

Santiago 1:19-22 (BAD)  Amados hermanos, el cristiano debe oír mucho, hablar poco y enojarse menos.  La ira no nos pone en bien con Dios, así que deshagámonos de la maldad que interna o externamente haya en nuestras vidas,  y regocijémonos humildemente con el glorioso mensaje que hemos recibido, mensaje que salva al alma al apoderarse de nuestros corazones.  Sin embargo no nos engañemos este es un mensaje que no solo debemos oír sino poner en práctica.

El temperamento de Jesucristo eran todos, con todo lo bueno y sin lo malo, cuando nosotros buscamos a quien imitar debemos buscar el mensaje de Jesucristo porque es el mensaje que puede cambiar nuestra vida, él puede hacer cosas en nuestro corazón que solos no podríamos.  Santiago manda a que usted oiga el mensaje y lo ponga en práctica.    

Este es un mensaje para ponerlo en práctica hoy, airarse es fácil y controlarse es difícil pero con la ayuda de Dios podemos llegar a ser personas que dejen de perder por enojarse.

Proverbios 21:14 (BAD)  Al hombre airado se le hace callar con un regalo.

Invierta, esta es la llave  para solucionar algo con una persona que está enojada, vaya con una palabra blanda y  llévele un regalo, pruébelo, está en la Biblia. En los matrimonios siempre hay problemas y discusiones lo importante es no perder por la ira y enojo, cuando usted comete errores, ha tenido una postura intransigente, airada, es momento de doblegarse delante de Dios y transformar el carácter, si usted es la víctima de un enojado no reaccione con enojo.

Efesios 4:26-32 (BAD) Si se enojan ustedes, no cometan el pecado de dar lugar al resentimiento. ¡Jamás se ponga el sol sobre tu enojo!  Dejen pronto el enojo.  Porque cuando uno está enojado le da lugar al diablo.

El resentimiento no se forma de la noche a la mañana, se forma por dejar que el sol se ponga sobre su enojo,  provocando frustración y tristeza, usted debe ser libre de rencor y de la ira, empiece a ganar y no a perder. 

Efesios 4:29-30 (BAD) Nunca empleen lenguaje sucio.  Hablen sólo de lo que sea bueno, edificante y de bendición para sus interlocutores.   No entristezcan al Espíritu Santo por la manera en que viven.  Recuerden que es el Espíritu Santo el que estampó en ustedes el sello distintivo que les permitirá presenciar el día en que la salvación del pecado quedará completa. Recuerden que es el Espíritu Santo el que estampó en ustedes el sello distintivo que les permitirá presenciar el día en que la salvación del pecado quedará completa.  Arrojen de ustedes las amarguras, los enojos y la ira.  Las disputas, los insultos y el odio no han de hallar cabida en sus vidas.  Sean bondadosos entre ustedes, compasivos, perdonándose las faltas que unos contra otros puedan cometer, de la misma manera que Dios nos perdonó en Cristo.

Si usted oye más, habla poco y se enoja menos, si usted es bondadoso, compasivo y perdonador usted tendrá resultados plenos en todo lo que hace y dejará de perder.