Viviendo con la gracia

Si tenemos la gracia de Dios, necesitamos menos esfuerzo para obtener los anhelos de nuestro corazón.

Viviendo con la gracia

Los hombres de Dios que están plasmados en la Biblia, que han sido guardados de la muerte, han tenido en sus vidas gracia. Yo me fui al diccionario a buscar qué es vivir con gracia y significa: “Acepto a Dios”. Cuando vives con gracia, eres aceptado por Dios. Cuando tienes una visita en tu casa, la quieres mucho, la amas, y sólo escuchas el ruido del carro, inmediatamente sales a recibirlo y es porque esa persona es aceptada por ti.

 

Imagínate que tú y yo podemos ser aceptos por Dios. El sale a recibirnos, porque nos conocemos y somos aceptos a El.

 

La gracia que acompañaba a los hombres de Dios hacía que  ellos alcanzaran  cosas que otros no. Yo les puedo testificar que he alcanzado cosas de una manera impresionante.

 

Por un momento te pido que pienses en algún problema que no has podido resolver. Pidamos a Dios que nos dé la gracia para resolverlo.

 

Génesis 39:2-4.

Ser próspero es estar en alguna circunstancia adversa, pero que nada nos falte.

 

Génesis 39:21.

Este hombre era tan próspero y guapo, que la esposa del faraón quiso tener intimidad con él, y luego lo metieron a la cárcel injustamente. Cuando estuvo ahí, halló gracia y le dieron el mando de la cárcel. Luego que supo revelar unos sucesos, lo sacaron de esa situación y pudo ayudar a su familia.

 

¿No sabes que cuando estás en momentos difíciles, el Señor quiere derramar su gracia?

 

Cuando la gracia me antecede, yo ya no me miro, porque el que da la cara es el Señor. Cuando la gracia te representa,  es mejor que un abogado. Esa gracia es el secreto que ha visto Dios, o el elemento que ha tenido El con esos hombres, como lo tuvo con José y Noé.

 

Génesis 6:6-9.

La circunstancia de Noé era adversa, porque él era el único correcto y había mucha gente corrupta.

 

Pero tiene que haber algo para obtener la gracia de Dios, y eso es buscando los elementos que a El le agradan. El que no tiene gracia es una persona desgraciada, y eso significa que es una persona a la que todo le sale mal, que no obtiene nada.

 

¿Qué anhelos hay en tu corazón y en tu vida,  y qué cosas hay que no has podido alcanzar fuera de Dios? Te aseguro que si tuvieras la gracia, ya las hubieras alcanzado.

 

Lucas 2:52.

El buscar a Dios es un proceso, es un asunto de buscar y crecer.  Debes ser una persona que se preocupe en crecer en gracia ante Dios y ante los hombres. Si tú eres una persona educada, te vistes bien, te arreglas y te ríes, vas a caer bien; pero con Dios, ¿cómo le hacemos?  Yo nunca lo he visto,  Moisés hablaba cara a cara con Jehová de tal manera que su rostro resplandecía cuando salía de su presencia. ¿Qué tanto has anhelado esto?

 

¿Qué vio Dios en María para utilizarla? Ella era llena de gracia.

 

Con Gedeón, fue tan lindo lo que Dios le permitió, que un ángel descendió y le dijo: “He visto que hay gracia en ti”. Tú necesitas menos esfuerzo, menos recursos si cuentas con la gracia de Dios.

 

Quieres de la gracia del Señor, pero ¿cómo obtenerla? Te voy a mencionar tres elementos para alcanzar la gracia de Dios. Ya te enseñé con los testimonios de José, Gedeón, María y Noé, que consiguieron conquistas que con sus propias fuerzas no hubieran logrado.

 

Proverbios 3:3. Misericordia y verdad, es anhelo para mi vida.

 

Una persona que tiene misericordia y verdad es la que no sólo lo dice, sino que también lo practica. Es aquella persona que mira la necesidad de otro y lo ayuda, aun cuando no lo tenía que hacer.

 

Una persona que vive en misericordia, que vive íntegra, es aquella persona que no le falta nada, y es muy sincera.

 

Proverbios 3:34.

Hay tres palabritas: “misericordia, verdad e integridad”. Si quieres tener un representante, busca estas tres cosas y, sobre todo, la humildad. Vamos a Santiago 4:6.

 

Salmo 84:10-11. Di: “Provisión y protección, gracia y gloria me dará Jehová”. Dios tiene capacidad de darte gracia delante de su presencia y de los hombres.

 

Cuando la gracia está conmigo, y quiero hacer cosas correctas, ésta me dejará hacer todo negocio, pero cuando quiero hacer algo incorrecto, me lo estorbará.

 

Éxodo 33:11-18. Que Dios te trate como tu compañero y te abrace, y que también mande a alguien contigo a lograr lo que tú crees que no se puede, esa es la gracia y te va a representar de tal manera que su presencia camine contigo.

 

La presencia de Dios nos va anteceder, pero lo que nos toca es descansar, no trates de luchar con tus mismas fuerzas.

 

Si algo sabía Moisés, era que la gracia lo acompañaba, y la evidencia era su sol, su provisión y su escudo.

 

Cuando la presencia de Dios y la gracia anteceden, tu retaguardia y tus laterales son su presencia.

 

Integridad, misericordia, verdad y humildad.

 

 

Participa: