Libre de la opresión económica

En la adversidad demuestras quién eres. Que no desmaye tu fe porque una lluvia de gracia viene sobre tu familia.

Libre de la opresión económica

La recesión económica es la preocupación del momento. En todo el mundo se habla sobre el tema sin cesar.  La traducción en lenguaje espiritual para la palabra recesión es opresión económica.  En el mundo se ejerce control y gobierno a través de la opresión. Se dice “señor” aquel que somete a otros, pero en el Reino de los Cielos es diferente, “señor” es quien da y sirve a los demás. La Biblia nos identifica a Satanás, el príncipe las tinieblas, como el opresor que nos aflige de diversas formas con el objetivo de controlarnos. La enfermedad y los problemas emocionales son otro tipo de opresión. Él siempre ha querido ser el principal pero no es más que un usurpador,  que en medio de las dificultades quiere dominarte, porque sabe que en aflicción eres vulnerable. Por el contrario, Jesús es el libertador que utiliza la redención, la bondad y el amor para conducirte a un futuro de prosperidad. 

En 2do. Reyes 6:24-31 leemos: Después de esto aconteció que Ben-adad rey de Siria reunió todo su ejército, y subió y sitió a Samaria. Y hubo gran hambre en Samaria, a consecuencia de aquel sitio; tanto que la cabeza de un asno se vendía por ochenta piezas de plata, y la cuarta parte de un cab de estiércol de palomas por cinco piezas de plata. Y pasando el rey de Israel por el muro, una mujer le gritó, y dijo: Salva, rey señor mío.  Y él dijo: Si no te salva Jehová, ¿de dónde te puedo salvar yo? ¿Del granero, o del lagar? Y le dijo el rey: ¿Qué tienes? Ella respondió: Esta mujer me dijo: Da acá tu hijo, y comámoslo hoy, y mañana comeremos el mío. Cocimos, pues, a mi hijo, y lo comimos. El día siguiente yo le dije: Da acá tu hijo, y comámoslo. Más ella ha escondido a su hijo. Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, y pasó así por el muro; y el pueblo vio el cilicio que traía interiormente sobre su cuerpo. Y él dijo: Así me haga Dios, y aun me añada, si la cabeza de Eliseo hijo de Safat queda sobre él hoy.

Nota que las personas incluso estaban perdiendo su dignidad debido a la crisis. La  ciudad estaba sitiada y no tenían qué comer. La opresión económica es una de las formas más poderosas de control que Satanás ejerce. El mayor índice de divorcios y  problemas sociales son provocados por la economía.  Aún así, hay personas que no entienden porqué se habla tanto de prosperidad en la iglesia. El Señor desea romper todo control del enemigo y reinar en tu familia. Ser libre económicamente es tan poderoso como tener salud física y emocional. La iglesia necesita liberación en las finanzas para trabajar por el Reino.

Cuidado, ahora el ataque del enemigo es de tipo económico. Aprendamos a salir de la opresión financiera para que el enemigo no gane ventaja. La opresión atonta al sabio. Cuando viajas en avión puedes sentirlo, si la presión del aire de la cabina baja, nos sentimos desorientados y perdemos la capacidad de razonar.  Si el enemigo trata de oprimirte no te dejes, confía en el Señor.

La opresión financiera tiene un lado positivo ya que revela el carácter y  la verdadera identidad de las personas . Todos somos espirituales en tiempos de prosperidad. Pero el verdadero cristiano hace evidente la fortaleza de su fe cuando proclama que Jehová está en su trono y se regocija, aún en tiempos difíciles. Las piedras preciosas son tratadas con presión, cuando algo no tiene valor, se desecha.  En las dificultades se revelan seis tipos de personas, tres negativas y tres positivas:

Tres figuras negativas frente a la opresión económica

Camaleones: en el texto que leímos del 2do. Libro de Reyes se habla de personas que tomaron decisiones desesperadas frente a la crisis. A pesar de alabar a Dios con sus labios, estaban comiéndose a sus niños. Eso es aborrecible. De la misma forma, hay personas muy religiosas que frente a la opresión piensan que tiene licencia para pecar.  La crisis no te da derecho a perder tu dignidad moral e integridad cristiana. Si no tienes claro que las crisis son solamente momentos de prueba para tu fe, caerás en la tentación y le darás la victoria al enemigo.

La esposa de Job, al ver todo lo que su esposo sufría, le dijo: “aún retienes tu integridad, maldice a Dios y muérete”. Sin embargo él no le escuchó y continuó firme. El Señor bendice a los justos. Se fiel hasta la muerte sin importar cuánta opresión vivas. No seas un camaleón que toma el color del lugar donde se encuentra. No puedes ir con la corriente de este mundo. Permanece confiado porque la justicia triunfa.

Terrenales: En el texto descubrimos un rey que pregunta sobre los recursos y si puede tomar del granero o del lagar. No tenía fe, dudaba de la provisión divina y buscaba solución en las cosas terrenales. Cuídate de nos ser una persona que  confía solamente en lo natural y no espera lo sobrenatural. Camina por fe y no por vista. Los pesimistas no verán cumplidas las Promesas. Recuerda que la fe es la certeza de lo que esperas y la convicción de lo que no ves.  La bendición viene para aquellos que, aún en medio de la opresión, están convencidos que Dios es capaz de hacer llover maná en el desierto.  Piensa se que no necesitas lagar ni granero porque tu Padre es rico y te proveerá.

La grandeza del Señor se manifiesta en momentos extraordinarios, no en tiempos normales. No necesitas un milagro para tomar un vaso de agua frente a la televisión, pero sí necesitas un milagro en tiempo de crisis extrema.  Para ver cosas extraordinarias necesitas demostrar que tu fe también lo es.  Deja de hacer cálculos y entrega todo lo que tienes. Sólo de esa forma el Señor te retribuirá. Tu Dios tiene recursos para financiar los sueños de tu corazón, porque es Jehová Jireh, Aquel que provee. 

Muchos dicen que es un error invertir en la construcción de Ciudad de Dios en este momento de recesión. Yo también estoy creyendo por un templo para más de 10,000 personas en Florida.  Cuando el actual templo de Casa de Dios estaba en construcción, el Pastor Cash me dijo: “párate en ese montículo de tierra, allí predicarás el día de la inauguración” y así fue.  Ambos creemos y tenemos la mirada puesta en sus Promesas.

Cínicos: 2do. Reyes 7: 2 dice:  Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba, respondió al varón de Dios, y dijo: Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo, ¿sería esto así? Y él dijo: He aquí tú lo verás con tus ojos, mas no comerás de ello.

Los cínicos son aquellos que apagan y roban la fe de otros. Siempre critican la Palabra porque no creen de verdad. Piensan que son sabios e intentan matar la fe con argumentos.

2do. Reyes 7:12 también dice: Y se levantó el rey de noche, y dijo a sus siervos: Yo os declararé lo que nos han hecho los sirios. Ellos saben que tenemos hambre, y han salido de las tiendas y se han escondido en el campo, diciendo: Cuando hayan salido de la ciudad, los tomaremos vivos, y entraremos en la ciudad.

Los cínicos desconfían, dicen tener fe pero no lo demuestran. Aún frente a la evidencia del milagro, se justifican y no creen. Le restan valor a la grandeza del Señor. Deja el cinismo a los impíos que no conocen que nuestro Padre es todo poderoso.

Tres figuras positivas frente a la opresión económica

Videntes: En 2do. Reyes 7:1 leemos:  Dijo entonces Eliseo: Oíd palabra de Jehová: Así dijo Jehová: Mañana a estas horas valdrá el seah de flor de harina un siclo, y dos seahs de cebada un siclo, a la puerta de Samaria.

Los videntes son profetas que confían y proclaman las grandezas del Señor. Tienen tres características que debes imitar:

Primero, no les importa lo que dice la gente sino lo que dice el Señor. La opinión del político, sociólogo, demócrata o comunista no es nada frente a las promesas de Dios. Le bajan el volumen a la voz de los pesimistas y escuchan sólo la voz del Padre.  Recuerdan que el cielo y la tierra pasarán pero Él no pasará. La bendición ya viene, confía. 

Segundo, se concentran en el futuro y no en el pasado o presente. Son positivos frente al mañana. Saben que no pueden cambiar  el lugar de dónde vienen pero sí pueden escoger hacia dónde van. Son capaces de trabajar y esperar la bendición que se acerca.

Además, reprenden a quienes que se burlan de la Palabra. Son fieles guardianes del mensaje del Señor y tienen su fe puesta en Él.

Leprosos:  2do. Reyes 7:5-6 dice en relación a los leprosos: Se levantaron, pues, al anochecer, para ir al campamento de los sirios; y llegando a la entrada del campamento de los sirios, no había allí nadie. Porque Jehová había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros, ruido de caballos, y estrépito de gran ejército; y se dijeron unos a otros: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los heteos y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros.

Este tipo de persona representa a quienes descubren su potencial en momentos de opresión. No pretenden ser videntes, pero se mueven y no se detienen. No esperan reconocimiento, sólo buscan la voluntad de Dios aunque no la comprendan.  La fe sin obra está muerta. Debes ser un hacedor más que un oidor o predicador. Aprende a moverte y actuar. El Salmo 1 dice que  Dios bendice lo que el hombre justo hace, no lo que piensa o planifica, sino lo que se concreta en obra. Conviértete en un líder que siembra, trabaja y consolida.

Saqueadores: 2do. Reyes 7:16 dice: Entonces el pueblo salió, y saqueó el campamento de los sirios. Y fue vendido un seah de flor de harina por un siclo, y dos seahs de cebada por un siclo, conforme a la palabra de Jehová.

Son aquellos que se abalanzan sobre la bendición que se anuncia. Corren a tomar lo que les pertenece porque son obedientes. Aprende a escuchar la voz de Dios a través del liderazgo y obedece. Tu bendición está conectada a tus líderes, porque ésta fluye desde la cabeza de la iglesia.  Hay que orar por los líderes y gobernantes. El Señor se entristeció cuando vio las multitudes sin pastor. Una oveja sin pastor es un blanco fácil. Habla palabras de sanidad para tu familia pastoral.

Permanece firme en la Palabra. Mientras Dios esté en su trono, regocíjate porque al final seremos vencedores en Él. Recuerda que los momentos de opresión son de levantamiento y no de destrucción. Debemos ser como las águilas que abren sus alas sobre la tormenta para que el viento las levante. Cuando termine la prueba habrá una corona sobre tu cabeza.  Si te sientes oprimido el Señor te sanará. Algo grande viene. Habla vida, permanece firme y espera los vientos de prosperidad.

El pastor Cash Luna concluyó

Recordemos la gran lección de fidelidad de Ruth. Su historia habla de una familia en tiempos de crisis económica.  Noemí liberó a sus nueras. Orfa la besó y se fue, Ruth se quedó y decidió unir su destino al de ella. Esa honra le trajo bendición porque finalmente se desposó con el único pariente rico que Noemí tenía.

Aprende a creer en lo sobrenatural.  De los camaleones, terrenales y cínicos, los peores son los terrenales porque solamente creen en lo natural y limitan la obra del Señor. Muévete de lo natural a lo sobrenatural. Es tiempo de ver las maravillas pero primero debes sembrar. Un joven que vende vehículos estaba desesperado porque la crisis económica  afectaba dramáticamente su negocio.  Ofrendó un carro y a la semana me llamó para contarme que todo había mejorado. Además de varios autos, vendió un bus.  En el momento que se entregó en las manos del Señor, todo comenzó a funcionar.

Hasta que no entres en lo sobrenatural no verás la obra de Dios. Pídele que abra tu mente  y te permita alcanzar Sus bendiciones para tu vida.

Participa: