La honra del Padre

Jesús está diciendo es que siembre en aquel que me enseña, Dios no puede ser burlado. Todo lo que siembre, eso cosecharé. La siembra es cuestión de honor.

La honra del Padre

Todos sabemos que Europa es un lugar muy árido, hablando espiritualmente. Las mega iglesias tienen 80 miembros. Algo muy espeluznante sucedió cuando empezó el fluir. Hubo una enorme reunión de todo líder ministerial de cualquier denominación en Europa, discutieron acerca del avivamiento, y decidieron no permitir un derramamiento del Espíritu Santo y resistieron ser bautizados en el Espíritu Santo. Eso fue a inicios de 1920, Europa entabló otro avivamiento posteriormente y su nombre fue Hitler. Medítelo por un momento, si tú resistes lo que Dios está a punto de hacer, el mismo infierno tomará control de tu nación. Recibimos una herencia de todo un pueblo viviendo en un árido desierto, pero quiero animarte, algo está iniciando en Europa en estos días. Hay un mover de Dios semejante al que transcurrió en Sudamérica hace algunos años; estamos a penas en los inicios de ello. En nuestra iglesia, incluso hace un mes, estaba sentado en un servicio predicando y, de repente, me di cuenta que Dios estaba haciendo algo en la iglesia. Como predicador, sabes que puedes predicar y soltar del fluir de la unción que estás administrando, pero es distinto cuando Dios toma el control de una atmósfera. El miércoles siguiente, se supone que recibiríamos a un profeta, pero tuvimos que reprogramarlo. Así que no podíamos cancelar esa reunión, y yo me hice cargo. Llevábamos como 20 minutos de estar ahí, y todo el edificio quedó cubierto en una nube. Vi hacia los cielos y bien a distancia, podía ver algo volando. En un momento pensé que eran águilas. Pero de repente, estos elementos empiezan a caer y al acercarse, me di cuenta que no eran águilas, sino ángeles. Y pudimos oír el batir de sus alas, y todo mundo sin falta, fue tocado por el poder de Dios.

El fuego del Espíritu Santo literalmente explotó y estamos ya cuatro semanas de estar bajo este fuego. Estaba programado para predicar en EEUU tres semanas antes de venir acá, pero lo cancelé todo, excepto esta convención. Hay un derramamiento vivo aconteciendo en mi iglesia, el cual jamás ha habido precedencia en Dinamarca. No es ningún predicador, sino el Espíritu Santo manifestándose en la atmósfera. Gente está siendo embriagada en el Espíritu Santo, traté de predicar y sólo logre dar dos mensajes en todo un mes. Cada miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo abro mi boca, pero no logra salir ninguna Palabra, el fuego ha llenado esa iglesia. Y así como les hablo hoy, ese mismo está siendo derramado en ese lugar así como allá. Y gente está empezando a visitar de otros lugares, estamos en medio de un rompimiento, así que saliendo de acá voy directamente para allá. Pero gracias a Dios, ahora sé del Modelo de Jesús, ahora sé cómo transmitir esa unción a todo hombre y mujer. Le vamos a dar lugar para que Dios se mueva, pero no vamos a parar ahí. Dios está a punto de estremecer a Europa, así que les ruego que vayan allá a ayudarnos a través de las oraciones; vengan y predíquenos lo que quieran hacer. Europa ya está lista para el poder de Dios. Lo que sucedió en Europa ahora está ocurriendo. Y apenas estamos en un inicio pequeño.

Debido al tiempo, regresemos al mensaje. ¿Cuántos se acuerdan del huerto del Edén? Dios creó el cielo y la tierra, y toda creación desde los animales hasta las hierbas. Y dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza,” y lo hizo a su imagen y semejanza y le dio dominio para que señoreara toda la creación. Dios bendijo a Adán y Eva y le dijo: Multiplíquense. La unción de multiplicación está a punto de ser desatada más fuerte en tu vida, a menos que la lleves y la induzcas, jamás vas a ver ese milagro, porque Dios les dio autoridad sobre la creación, pero no podía moverse en esa dirección antes que la bendición sea suelta. Sean benditos y ahora multiplíquense. Puedes comer de todo árbol o planta que hay en el huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. El día que toques ese árbol o comas de su fruto, seguramente morirás la muerte. Adán no murió de inmediato, pero sí espiritualmente. Todo en la creación le fue concedido al hombre, pero incluso en el huerto del Edén previo al pecado, Dios reservó algo para sí mismo. Todo lo demás te pertenece, señorea sobre todo ello, pero este árbol me es santificado a mí. Dios es un dios de honra y nunca va a compartir esa honra con nadie. Así que cuando estableció la creación, plantó el árbol de conocimiento del bien y el mal para su pertenencia nada más. ¿Qué ocurrió en el momento que Adán tocó ese árbol? Se dio cuenta que estaba desnudo. Permítanme preguntarles: ¿Acaso no estaba desnudo antes? La respuesta es no. Sé que muchos pintores los pintan en desnudos, pero no lo estaban, porque al llegar al cielo, no vamos a caminar desnudos por todos lados.

El cielo es el paraíso, no es un sitio para gente desnuda. Pero la Biblia dice que estaban desnudos, pero era porque estaban cubiertos y vestidos de la gloria de Dios para que nada estuviera expuesto, pero en el momento que tocaron lo que no les pertenecía, el diablo les robó esa gloria. ¿Por qué es que el árbol del conocimiento en el huerto? Dios no te ha creado para que le ames a la fuerza, sino que por elección. Pero si no hay una elección disponible, no podrás hacerlo por elección propia. Así que Dios dijo: “Esto me pertenece, y usó el árbol para probar el corazón de Adán. El principio de ser apartado para Dios comenzó en el huerto. Hay algo que sólo le pertenece a Dios, pero en el momento que Adán se convirtió en ladrón, cuando tomó lo que no era de él, se volvió un ladrón. No te conviertas en ladrón, no importa cuánto lo desees, si no se te ha concedido, no lo toques porque te puede maldecir, pero si Dios te lo da, te traerá vida. Así que tomó lo que no le pertenecía y la gloria se apartó. La unción de autoridad y señorío se marchó y desde un sitio del cual Dios le proveía todas sus necesidades, y dado que fue un ladrón, acabó en un sitio donde todo lo tenía que producir a través de su sudor. La Biblia nos indica que  Dios colocó un ángel para cuidar y proteger el árbol de conocimiento, y Adán fue echado del huerto. Cuando él robó lo que le pertenecía a Dios solamente, Dios mismo lo sacó de ese ámbito de provisión sobrenatural. Por favor, no robe, es una cuestión de honor.

Cuando fue sacado, se levantó un muro entre él y la bendición de Jehová y no lograba retornar a ese sitio de provisión divina. Cuando lees en Malaquías 1, Dios pregunta: ¿Dónde está mi honra? Y le vuelven a preguntar “¿Qué honra?”. La honra que colocas en el altar. Pregúntense si sus reyes recibirían lo que me están trayendo, porque con Dios, no consiste en aquello que le das, si no la honra con la que lo traes. Malaquías 3:10 dice: ¿Me robará el hombre? Y el dice: “Con tus diezmos y ofrendas”. Dios no puede acusarte de robar algo, a menos que no fuese de Él desde el inicio. Si vengo con este pastor y le digo: “Puedes ser mayordomo de esta Biblia, voy a otras partes del mundo, así que tienes autoridad plena sobre ésta, úsala”. Y de ahí me voy a otra parte del mundo y 23 años después, regreso, y se la pido. El me dice que es de él, que es parte de su vida, y que no la pedí en estos años. Tendría que decirle: “Si no me la devuelves, eres un ladrón”. ¿Cómo Dios puede acusarte de robo si no fuera de Él desde el principio? Cuando le presentas tus diezmos a Dios, no le estás dando nada, sólo estás dándole lo que ya era suyo. El principio del diezmo es del principio de Dios concediéndote una oportunidad para que le honres. Cuando Adán recibió esa oportunidad, no honró a Dios, y ¿qué paso? Los cielos fueron cerrados.

El camino hacia la bendición fue protegido por un ángel. Adán ya no podía regresar ahí. Cuando robas aquello que le pertenece a Dios, el cielo se cerrará. Por favor, no sean ladrones. ¿Cómo puedes creer que puedes correr hacia este altar y decir “Dios, te amo, bendíceme,” pero a la vez, robando lo que le pertenece a Dios? La Biblia dice que los asesinos y ladrones nunca heredarán el Reino de los cielos. Tengo gente que se me acerca diciendo: “Profeta, dame una Palabra para salir de ella”. Es sencillo, deja de robarle. Cuando robas de Dios, el mismo cielo se cierra. Puedes orar y ayunar lo que quieras, no te ayudará en nada. Estamos hablando de la honra del Padre. Pero, ¿acaso no te lo indica? Que si le honras con tus diezmos, lo pruebes. Te abrirá los cielos y derramará una bendición. Nuestro Dios es un dios de bendiciones, de amor, que suplirá todas tus necesidades siempre y cuando no le robes. Todo es cuestión de honra. Si yo le robara algo al pastor Cash, soy el hombre más insensato sobre la tierra, porque Él me lo hubiera regalado si se la hubiera pedido. Pero ahora, dado que me la robé,  mi ministerio internacional moriría de inmediato.

Dios te está probando el corazón antes de entregártelo, está chequeando si puede confiar en ti. Su problema no es hacerte llegar el dinero. La Biblia dice que algo le es apartado a Dios y si le honras como un padre, el cielo se abrirá y derramará su bendición sin medida. “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis. Llamad y se os abrirá”. Lo único que debes entender es que El no saca materialismo, sino derrama una bendición. ¿Acaso la Biblia no dice que es la bendición de Jehová la que enriquece y no añade tristeza? El derrama una bendición. La unción y poder para levantar al enfermo, para multiplicar, para estremecer a naciones, ¿por qué quieres robarlo si lo puedes recibir libremente?

Hablemos del hombre de Dios. Cuando tú le robas lo que le pertenece a Dios, el cielo se cierra como fue cerrado el huerto del Edén, pero ¿qué tal con los hombres de Dios? ¿Acaso la Biblia no nos enseña darle doble honra a aquel que nos enseña? Todo es cuestión de honra. ¿Acaso la Biblia no te dice: “Honra a tu padre y a tu madre”? Los líderes religiosos les decían que no honraran a padre y madre, sino que lo dieran al templo.

Honra siempre tiene que ver con las finanzas. Pablo hablándole a Timoteo le dice en el capítulo 2, verso 6: El granjero que realiza la ardua labor es el primero en recibir su porción. Hay algo denominado “la porción de Dios”. Ese es el diezmo. Pero ahora la Biblia nos enseña que aquél que te está enseñando y capacitando, debe recibir doble honra y su porción. Todo es acerca de la honra. Hay miles de iglesias que están clamándole a Dios por avivamiento, orando para que el Señor envíe su fuego, pero jamás lo reciben porque no entienden que Dios es un dios de honra. ¿Por qué? Porque hicieron un pacto. Dentro de la iglesia, en el consejo de ancianos, han hecho un trato entre ellos y Dios. Se han dicho: “Oh, padre celestial, nosotros declaramos un pacto que si nos prometes el mantenerlo humilde, te juramos que lo mantendremos pobre”. Ese es un pleno insensato hablando, porque hay algo conocido como “honrar al hombre de Dios”. Pero si Dios te habla acerca del diezmo, ¿dónde está su gloria? Cuando la Biblia nos enseña que el pastor debe recibir su porción, y lo despojas de su honra, jamás te llegará su unción. Cuando le robamos al hombre de Dios aquello con lo cual debimos honrarlo, un muro se levanta entre tú y tu pastor. Oirás sus palabras, te motivarán, pero no habrá un intercambio, su unción no caerá sobre ti porque hay un muro, porque te convertiste en ladrón, robándole la honra que se merece.

¿Acaso David no nos enseña de cierta ciudad que fue robada por un rey? Dice que ese pobre hombre pudo haber salvado al a ciudad con su sabiduría, pero nadie le prestaba atención al pobre. Por eso, dice que la sabiduría es mejor que el poder, pero nadie le presta atención al pobre. Si fuera el diablo, me aseguraría que todo hombre de Dios viva en pobreza. Puedes tener la unción para resucitar muertos, pero si nadie te honra, te da de sus riquezas, la pobreza de acabará. Pablo nos dice que Dios no puede ser engañado, todo lo que el hombre siembre eso cosechará. Aquel que es enseñado, compartirá toda buena dádiva con aquel que le enseña. Pablo dice que aquel que está haciendo su trabajo, no pondrás bozal en su boca.

Hay muchos pastores que tienen muchas cosas que dar, pero debido a que nadie los honra, colapsan. ¿Quién lo destruyó? Los miembros de su iglesia, porque le pusieron bozal en su boca. Pablo nos enseña que el que predica, vivirá por la predicación del evangelio. ¿Es demasiado pedir que al compartirte principios espirituales, pueda recibir de vuelta cosas materiales? Hay algo conocido como la porción del predicador. Pero si seguimos robándole al hombre de Dios asignado a nosotros, nunca tendrá con qué responder. Un predicador humilde me dijo: “Sí, pero Pablo no lo aplicó correctamente, así que tú tampoco. Lo que por gracia lo recibiste, por gracia debes darlo”. Yo no lo recibí por gratis, me costó toda mi vida. Pague un precio inconcebible para la mayoría de la gente, es lo más costoso que he tenido. La salvación fue gratis, la gracia también, pero he pagado un precio para ser quien soy. No me despojes de mi honra. Se ve muy humilde cuando Pablo dice que no lo quiere aplicar, pero lean en II Corintios, pues ahí te da una respuesta: “No utilicé mi derecho para no darte oportunidad de acusarme,” la misma en donde tiene que defender su paternidad. No quiso darles un chance de acusarle de nada. Pero en II Corintios dice: “Me hubiese sido pecado el recibir aquello que me corresponde”. Pablo nunca lo hizo por gratis, pero no quería darles oportunidades a ellos. Cuando la gente te da algo de una motivación incorrecta, no les des oportunidad, porque van a decir que Abraham te enriqueció. Pero, ¿qué hizo Pablo? Fue con otras iglesias, y recogió otras ofrendas. Aún dice: “Me es necesario enviar a Timoteo por adelantado para asegurarme que las ofrendas estén preparadas”. Ustedes no querían a Pablo en su iglesia. Todo es cuestión de honra. Estamos hablando de la honra del Padre.

¿Cuánto realmente anhelan la bendición de su padre? ¿Cuántos quieren la doble unción? Si yo hubieran robado cualquier cosa de Cash, no me daría mi porción, porque se apartaría de mí. ¿Cómo crees que la unción de tu padre venga sobre ti si sigues robando de él? Porque él te la tiene que hacer llegar a ti. Y la Biblia dice que los ladrones jamás heredaran el Reino. Sólo los hijos e hijas de Dios. Estamos a punto de ver la mayor explosión y derramamiento que jamás nadie haya visto en la iglesia. La Biblia dice que todo el mundo está esperando la revelación de los hijos de Dios. Pero, ¿a quién se le otorgará? Sólo a aquellos que entiendan la honra. Por favor, ya dejen de robar. Hasta Jesús tuvo un ladrón entre ellos.

Cuando era joven, recuerdo haber tenido una visión en la que permanecí en el espíritu por siete horas y me visualicé predicando en cruzadas. Pude ver una unción sobre mí para predicar en mega iglesias en Europa. Por la gracia de Dios y toda honra sea a El, he estado en estaciones televisivas, programas, etc. Esta visión estaba ardiendo dentro de mí. Llevaba meses clamando por eso. Pero no puedes ir a un lugar donde no has estado, alguien tiene que hacerte llegar una herencia. Puedes tener la visión más poderosa de todo el mundo, pero si tu padre mismo no te honra, la visión acabará destruyéndote. Y vas a empezar a culpar a los miembros de la iglesia. Estaba en mi hogar, repentinamente se me apareció Jesús y me dijo: Quiero enseñarte cómo llegar a ella. Me dijo: “Te he dicho en mi Palabra que aquél que ha sido enseñado debe compartir con aquel que siembra". Siempre pensé que era un principio aplicable a otra área. Repentinamente, me di cuenta que lo que Jesús está diciendo es que siembre en aquel que me enseña, Dios no puede ser burlado. Todo lo que siembre, eso cosecharé. La siembra es cuestión de honor. Darle doble honra a aquel que te enseña. Pastor, yo vengo de una iglesia de 100 miembros, cuando me encontré con mi padre espiritual no le dije nada de lo que había visto, pero me acerqué a él y le di $100. No puedes comprar la unción, ni un milagro, pero todo tiene que ver con honra. Yo necesito mi herencia. Luego un varón de Dios muy reconocido en la televisión visitó mi iglesia y le di $20,000 no de los fondos de la iglesia, sino de mi fondo privado. Luego una mujer entra en mi iglesia que había resucitado a varias personas, y cada vez que entra, la honro con miles de dólares. Es una cuestión de honor.

Tres meses después, recibí una invitación para ir a predicar a África, llevaba mucho tiempo sin predicar. De repente, me convierto en el conferencista principal predicando a más de 300,000 personas. ¿Cómo hice para llegar ahí? Pero mi semilla regresó a mí. No la compré. La honré. Aquel se merecía la honra y en esa visión, me visualicé resucitando muertos. Un hombre de Dios que estaba resucitando muertos y le di una ofrenda, jamás explicando el  porqué. Ahora me hallo en África y una mujer cae muerta justo en medio del mensaje, más de 18 tumores, no podía costear las operaciones, y cayó muerta en medio de mi mensaje. Yo estaba atónito, pensaba: “No se muera, es una reunión de milagros”. La mujer de Dios conocida como Teresa, ha resucitado a 22 personas, estaba predicando a una audiencia de más de 100,000 personas por mes, es la mujer más poderosa en el espíritu en estos tiempos. Era primera vez que estaba ahí, así que me acerqué a ella y le dije: “Por favor, haga algo”. Ella me miró y dijo: Te ordeno que bajes ahí y la resucites. Bajé de la plataforma, los médicos estaban tratando de levantarla y la declararon muerta y empecé a llorar, le pedía a Dios y nada funcionaba.  Pero de repente, mi cosecha se levanta. La unción de fe empieza a brotar por dentro y por ese momento, todo temor se me apartó y vi a ese cadáver y dije: “En el nombre de Jesús te ordeno que te levantes,” y la muerta regresó a la vida. Esos africanos sí son locos. Me sacaron de esa reunión, me estaban rasgando literalmente tratando de recibir su milagro. Tres meses después, recibo un correo del médico de esa mujer. Tenía 18 tumores en su cuerpo, la llevamos porque no había nada que hacer, después de resucitarla, no hay ni rastros de cáncer en ella, está más fuerte que antes. ¿Cómo llegué ahí? No lo compré, pero honré al que se lo merece. El día de hoy estoy transmitiendo el programa en tres satélites diferentes, y no pagué nada. Un hermano se me acercó que había adquirido un estudio televisivo y lo puso a mis pies. He estado predicando en Norteamérica, Suramérica, Antigua Rusia, África, audiencias de más de 300,000 personas.

¿Cómo hice para llegar ahí? Sabía como honrar. Pastor Cash, cuando yo llegué en el 2007, Dios me dio una palabra profética que iba a llegar al pozo de riqueza y unción para ensancharme, la multiplicación me vendría a mí. No tenía la más mínima idea de lo que iba a ocurrir. Teníamos una iglesia de 600 lugares, y unos meses después, Dios me concedió el auditórium más numeroso de Dinamarca. Estamos justo en medio de renovaciones. Con un costo de 36 millones en moneda de Dinamarca, aproximadamente 8 millones de dólares y Dios nos permitió comprarlo por un precio de 3 millones. Habrá habitaciones de hotel, estudios televisivos, 52 oficinas, restaurante. Necesito todo el dinero que pueda obtener porque no lo hemos terminado de pagar. Le estoy pidiendo a Dios por $4 millones de dólares. Ahora mismo me encuentro sin nada, pero Dios me dijo que iba recibir una unción para pagarlo al contado. Cuando regrese a Dinamarca, voy a mandar la mayor ofrenda que nuestra iglesia haya mandado. Todo es cuestión de honra. No sabía qué era la amistad antes de conocer al pastor Cash, es uno de los mayores generales que jamás he conocido. Te saludo, hombre de Dios. No estoy comprando nada, pero sí estoy haciendo un intercambio. Tengo un pacto contigo, pastor, y yo hice ese pacto entre tú, Dios y de mi parte, consiste en servirle el resto de mi vida, pero de él lo que sea que Dios le haga llegar, a mí también me lo dará. Todo es cuestión de honra. Algunos de ustedes, pastores, que están aquí de visita, le han estado preguntando por qué es que no han tenido el milagro que han querido en su iglesia. Este es el secreto No antes que te honren es que Dios les dará el rompimiento. Que un discípulo no puede ser mayor que su maestro. Si mantienes a tu pastor en pobreza, tú mismo te vas a apachar. Escucha cuidadosamente, todo lo que haga realidad en tu pastor, Dios lo hará realidad en ti.

Todo es cuestión de honra. Devolvamos la honra a la casa de Dios. Te estoy diciendo que devolvamos la honra a la casa de Dios. Regresemos esa honra. Pastores, quiero provocarles con una última cosa. ¿Puedo pedirles algo? Cuando ustedes diezman, ¿a quién se los hacen llegar? ¿A su misma iglesia? Eso es insensato porque el diezmo siempre va hacia arriba, Abraham no se diezmo a sí mismo, sino que se los dio a Melquisedec. En el Antiguo Testamento, todos los levitas recibían el diezmo, pero sacaban el diezmo del diezmo y se lo presentaban al sumo sacerdote. ¿Acaso podría ser que la razón por la que no vemos lo que queremos sea que recibimos honra, pero no la damos? Por favor, les ruego que empiecen a sembrar en su padre espiritual. Antes que clames que tus miembros te honren, sé un ejemplo, sé modelo para ellos honrando a tu padre espiritual. Y lo que hagas con él, tus miembros lo harán también contigo.

¿Qué está pasando en Dinamarca? Lo mismo que en esta casa. Las unciones pueden ser transferidas y voy hacer una oración que conforme respondas en tu corazón haciendo de esto un estilo de vida, voy a pedir a Dios que un mover de El venga a tu iglesia. La gloria es la misma presencia manifiesta de Dios y cuando desciende sobre ti, vas a sentir un pesor. Es semejante a un manto pesado cubriéndote, un mover de Dios te acompañará de vuelta.

Participa: